-->

COCIDO SABROSO (SIN CHICHA)

A la mamá de Martina le gusta mucho comer cosas ricas y bonitas. Sabe disfrutar de los sabores y lo ha podido transimitir a su hija que prueba todo y come "que da gusto verla" (como dicen las abuelas). El pasado domingo disfrutamos mucho en casa, reunidos alrededor de un cocido hecho con cariño y buenos ingredientes. Iba a compartir la receta con ella y pensé, ¡mejor al blog!

Cualquier guiso hecho a fuego lento tiene un sabor característico y familiar, que nos recuerda a la infancia con nuestras abuelas. Las legumbres cocidas con el alga nos aportan la proteína, hierro y calor y la pasta de la sopa los hidratos y mucha tradición. Aunque no llevaba chicha, quedamos saciados y bien alimentados.

Fue en la primera jornada de puertas abiertas de La Caracola cuando experimentamos con el cocido vegano, todas las familias hicimos una cazuela de cocido y sopa para ofrecer a nuestras visitas. Fue emocionante unir nuestros guisos, era un acto simbólico de nuestro primer paso como tribu.

Ingredientes (para 4 adultos y 3 niños aprox):

500 gr de garbanzo pedrosillano. (en remojo entre 8 y 12 horas)
Un repollo hermoso.
2 zanahorias.
2 o 3 patatas.
Pasta para sopa (fideo grueso, fino, cabello de ángel, letras, sopa maravillas...)
Sal gorda, pimentón de la Vera, aceite virgen extra, cominos, laurel.

Preparación:

Poner una buena música porque lleva un buen rato...

1. Lavar y escurrir los garbanzos. Al poner 500 gr en remojo tenemos 800gr aprox. Introducir en la olla expres los garbanzos, cubrirlos de agua, añadir 5cm. aprox de alga Kombu, una hoja de laurel y algún comino si os gusta. Un puñadito de sal. Cocinar durante una hora aprox (depende de la olla). Colar el caldo y reservar para el repollo. Guardar los garbanzos con un fondo de caldo.
2. Cortar el repollo en trozos del tamaño de un huevo, pelar las patatas y chascarlas en la olla y pelar y cortar las zanahorias en trozos grandes. Cubrir con el caldo de los garbanzos, sazonar y echar un chorrito de aceite y cocinar (puede ser en la expres 5 minutos o a fuego lento con la olla tapada).
3. Colar el repollo y reservar el caldo. Rehogar la verdura en una sartén con aceite y una cucharadita de pimentón de la Vera.
4. Utilizar el caldo reservado para hacer la sopa a fuego lento.

A los niños y niñas les suele gustar, la sopa es deliciosa y los garbanzos con patata entran muy bien. Pero si tenéis niños más pequeñitos conviene pasar un poco los garbanzos para facilitar la digestión. En este caso podemos juntar seis cucharadas de garbanzo, dos trozos de patata y uno de zanahoria en un plato y aplastarlo todo con un tenedor. Luego lo apelmazamos en nuestras manos con forma de hamburguesa y lo rebozamos con un poco de harina de garbanzo. Lo pasamos por la sartén para que se dore y resulta una manera más divertida de comer el cocido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú, ¿qué opinas?